h1

BIENVENID@

7 octubre, 2008

 (Esta entrada está anclada al comienzo del blog)

En estos tiempos en que está anticuado
lo del árbol, el libro y el chaval,
se estila dejar tinta virtual,
chaise-longue en cedro y un hijo clonado.

Así nació la idea de este blog,
que di por imposible de rimar
hasta que vi que podía ayudar
a parar por un instante el reloj.

Ojalá que te sientes en mi vicio
sintiéndote en tu página de inicio,
que te levantes otr@ y sorprendid@.

Por cierto, si faltara alguna tilde,
que soy de ciencias, y mi web, humilde,
protesta, no lo dudes. ¡Bienvenid@!

Anuncios
h1

LIVES

15 septiembre, 2017

Estaba sentado en su taburete favorito del bar que frecuentaba las noches calurosas de verano. Nada parecía fuera de lo que se suponía normal en un modesto local de Jackson, Alabama: el ruido de fondo de platos y conversaciones ininteligibles, el clásico par de perdedores jugando al billar y el hombre alérgico al hogar tratando de mantenerse despierto mientras ve las noticias en un televisor mudo. Pero aquel no era un miércoles de agosto cualquiera: se cumplían cuarenta largos años desde el inicio de su disparatado y, a la vez, exitoso plan. Levantó la copa de whisky que había pedido para celebrarlo y asintió a modo de brindis con su imagen reflejada en el enorme espejo colocado tras la barra. En ese momento, sin razón aparente, cometió un error estúpido. Instintivamente, se llevó la mano a la boca para taparla como quien lo hace tras un regüeldo inoportuno y miró de reojo a Paul, el camarero, que detuvo la afanosa limpieza del vaso que tenía en la mano, frunció el ceño, entornó los ojos y le devolvió la mirada: el más anciano de sus clientes habituales acababa de canturrear tres palabras de manera inconfundible: “Are you lonesome…”.

h1

LA NANA DE LAS MIL DE LA MAÑANA

8 septiembre, 2017

A ti, que pierdes contra la almohada
debates que te mojan la mirada,
te canto, si me abres la ventana,
la nana de las mil de la mañana.

No temas, ese monstruo que se esconde
de día sin que nadie sepa dónde
y tan aterrador de madrugada
es una sombra tuya y aterrada.

En un colchón sin vistas a la playa
hay un silencio negro que no calla;
por eso traigo siete caracolas
con sendos mares bravos y sus olas.

Las noches de mirar sin ver el techo,
si sientes que se te comprime el pecho
y mucho más calor que con la manta,
será por un abrazo de quien canta.

Y, piel con piel, si notas taquicardia
será por este corazón de guardia
que llena los larguísimos vacíos
que van tras tus latidos con los míos.

Ahora solo falta por mi parte
besarte la mejilla y arroparte.
Me quedo sin hacer apenas ruido.
Descansa, duerme bien, que yo te cuido.

h1

FEBRÍCULA

10 julio, 2017

De nuevo, al albor de la canícula,
la Tierra se sitúa donde estaba
cuando tiró de mi primera baba.
Lucía ayer sin bichos mi matrícula

y, hoy, con treinta y siete de febrícula,
empieza a arder mi frente como lava
y a verse lo que no se divisaba,
o sea, la mitad de la película.

La noche en que mi última molécula
se haya reciclado para sécula
y nadie que conozca siga vivo,

sabré que el rato mereció la pena
si trota aún mi sangre en una vena
y algún androide lee lo que escribo.

h1

CINCO AÑOS

31 marzo, 2017

Solo le quedaba un cigarrillo. Lo apresó entre nariz y morros, y la miró. Ella rio al ver su improvisado bigote. Aunque a él le faltaban años para registrar la palabra dilema en su vocabulario, se encontraba ante uno bastante incómodo: sabía que ya no resultaba tan sencillo encontrar esos canutos maravillosos. Tras unos segundos vacilando, marcó milimétricamente la mitad del pitillo, lo partió y le entregó un trozo. Ella lo tiró, lo pisó y rio de nuevo. Él juró, inocente, que compartir aquel cigarro de chocolate iba a ser la primera y última estupidez que cometería por una mujer.

h1

TRAMPA

17 marzo, 2017

El malvado Luthor había puesto kryptonita en la bodega. Superman, a duras penas agarrado a una de las alas del avión, trataba inútilmente de evitar su vertiginosa caída en picado. Las dramáticas fotografías tuiteadas por una pasajera no dejaban lugar a dudas en la prensa: “El malogrado hombre de acero, culpable de la tragedia aérea”. El plan de Luthor había funcionado a la perfección, pero aún necesitaba un disfraz para seguir adelante con su propósito de conquistar el mundo. Se puso un traje oscuro, una camisa blanca y una corbata roja. Por último, cubrió su reluciente cabeza calva con una ridícula peluca rubia oxigenada.

h1

SÍRVASE FRÍA

16 marzo, 2017

Se asomó sola por la escotilla para ver amanecer, rodeada de los pinos con aroma pavloviano que seguían circundando, dos décadas después, un picadero de estrategiquísima situación. Los aullidos de auxilio que había proferido aquella madrugada desde el Ibiza de Jimmy permanecían sin duda impregnados en las cortezas de esas coníferas majestuosas, pero estas habían sido rechazadas como testigos en el pleito contra el desamor de su vida. Tan pronto como el sol hubo dejado de ser tan secante con el horizonte para permitirle un beso tangencial, escupió sobre la fotografía de aquel malnacido y volvió a meterse en el tanque, dispuesta a ejecutar su venganza a cañonazo limpio.

h1

TE DESEAMOS TODOS

2 marzo, 2017

Cerró los ojos y sopló las velas. Acto seguido, corrió a mirarse en un espejo. Mientras sonreía observando su reflejo, a su hermana le crecían orejas de elefante y un cachorro de labrador rompía a ladrar y su videoconsola se duplicaba y se esfumaban las botellas del mueble bar y su añorada abuela tejía plácidamente en su mecedora y llovía pis. Los deseos personales que los otros niños volcaron en sus soplidos solidarios también se habían hecho realidad, pero solo para el cumpleañero. Arrancó de un mordisco un trozo de una puerta de su nueva casa de chocolate. Al fin y al cabo, se había convertido en adulto y por fin podía hacer lo que le diera la gana.