h1

VOLANDO SIN HILOS (A Christopher Reeve)

30 octubre, 2008

Una docena de testigos jura
que, en las cuadras, esa tarde maldita,
Lex Luthor revisaba la herradura
de la yegua llamada Kryptonita.

A veces, mueve un dedo y se ilumina
su quimera de arrastrar el planeta
al salto que lo volvió marioneta,
o delira, buscando una cabina:

“Clark, soy tú; ven, si te hago una perdida,
que será que estoy de capa caída”.
En Metrópolis ya duermen tranquilos:

antes de ayer lo llamaron del cielo
(Lois heredó su refugio de hielo)
para cuidarlos volando sin hilos.

Anuncios

3 comentarios

  1. Hombre! acabo de descubrir tu blog de casualidad! Ahora mismo te pongo en los enlaces y en mi favoritos


  2. A ver si así me obligo a escribir un poco. Saludinos.


  3. Jajajaja, no hagas caso de ninguna obligación!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: