h1

EL CARNÉ POR PUNTOS

12 enero, 2009

Una vez que hubo sacado la carta del buzón, comprendió amargamente que su vecina no había retirado la denuncia y, contrariado, abrió el sobre con la desgana propia del que conoce el contenido a la perfección. En efecto, la notificación confirmaba su condena a los tres temidos meses de nulidad personal completa (N.P.C.) y de privación total de los derechos humanos (P.T.D.H.); además, lo conminaba a asistir, durante ese tiempo y con régimen diario, al humillante Centro de Recuperación de Valores para Adultos (C.R.V.A.), donde sería obligado a recapacitar, entre otras cosas, acerca de los delitos que lo habían llevado a perder sus veinte puntos de moralidad (P.M.). En su caso, la instancia recogía una extensísima lista de fundadas acusaciones: ‘retención deliberada de cambio erróneo favorable en cafetería’, ‘falta deliberada a la verdad en explicación de ausencia de devolución de llamada telefónica’ (tres veces),  ‘omisión deliberada de saludo a persona conocida’ (cinco veces), ‘fingida aducción de prisa ante petición de encuesta’ (dos veces)… Abrumado, llegó al final de la fría relación de desacatos, ‘negación deliberada de prestación de ayuda a vecina con bolsas de la compra’, y recordó, con la cara teñida de vergüenza, el polémico día en que se instauró el carné de identidad por puntos (C.I.P.), cuando, convencido de ser una gran persona, apostó con sus amigos a que lo mantendría siempre intacto.

Anuncios

One comment

  1. Muy bueno. Yes mejor que Noguchi.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: